Enfermedades prevalentes e infertilidad

ENFERMEDADES PREVALENTES E INFERTILIDAD

¿Qué relación tienen la nutrigenética, las enfermedades prevalentes y la infertilidad?

Uno de los principales factores ambientales que modifican e influyen sobre nuestros genes es la nutrición. La nutrigenética estudia la relación entre los genes y la alimentación, con el objetivo de conseguir un estado óptimo de salud a través de la dieta.

La nutrición y el estilo de vida son factores desencadenantes de problemas en la fertilidad. Así, estudios en el campo de la epigenética concluyen que bebés de padres obesos pueden heredar la predisposición a tener sobrepeso, así como la tendencia a padecer enfermedades y desórdenes metabólicos. No solo es importante ese efecto ambiental en la genética del bebé, sino que también la calidad de los gametos se ve afectada, como se observa en casos en los que un consumo excesivo de productos grasos provoca un efecto negativo en la cantidad y la movilidad del esperma.

El sobrepeso en la mujer también supone un riesgo, ya que dificulta el embarazo debido a que el tejido adiposo tiene una función endocrina que interfiere negativamente en ciertos procesos del organismo provocando una inflamación crónica que afecta a la coagulación y al sistema cardiovascular, indispensable en el útero de la mujer para el desarrollo del embrión.

Por todo ello, llevar una dieta adecuada se convierte en un factor clave para lograr un embarazo con éxito, por lo que las recomendaciones nutricionales son esenciales tanto para parejas que busquen concebir de manera natural como para aquellas que se sometan a tratamientos de fertilidad.

¿Qué ofrecemos?

Desde OmicasLab, ofrecemos un análisis nutrigenético que permite estudiar las variantes genéticas de cada paciente con el fin de determinar qué plan nutricional es el más apropiado para conseguir un estado de fertilidad óptimo. Las variantes que incluye el estudio se han asociado con requerimientos nutricionales específicos y sensibilidad a ciertos componentes de la dieta.

¿Cómo se lleva a cabo el estudio?

En esta prueba genética, se analiza el ADN extraído de muestras de sangre o saliva, con el fin de estudiar la variación genética individual en 107 variantes genéticas de 75 loci mediante genotipificación. Esta genotipificación se realiza utilizando un Microchip de ADN en una plataforma que permite el análisis genético óptimo mediante la combinación de las ventajas de una química exacta de los cebadores de extensión con la espectrometría de masas MALDI-TOF. Las diferentes masas de cada uno de los productos de PCR generados se convierte en información del genotipo, proporcionando un alto rendimiento de muestras y un análisis de alta precisión.

Interpretación de los resultados

Tras el resultado de la genotipificación, se elaborará un plan de acción de acuerdo con las variantes detectadas, estableciendo una pauta nutricional personalizada para cada paciente que consiga mejorar sus problemas de fertilidad y en consecuencia, aumentar las posibilidades de conseguir un embarazo.

Deja un comentario